Ir al contenido principal

Entradas

Destacado

MUJERES Y ESCRITURA IX

El Romanticismo (entiéndase siglo XIX, el único romanticismo que existe) marcó el inicio de la profesión de escritor, un trabajo que antes se hacía paralelo a otros oficios. La escuela romántica vuelve a la idealización de la mujer y con ello a construir determinados tipos literarios que por supuesto poco tienen que ver con la mujer de carne y hueso. Sin  embargo  las condiciones de producción y ciertas porosidades sociales hacen que un gran número de mujeres escriban y publiquen sus obras, aunque salvo raras excepciones, casi siempre bajo la mirada tutelar de los hombres (un marido, un amante, un editor enamorado, un padre influyente, etc.).   Claro, excepciones hubo de quienes usaron de enaguas las convenciones sociales de la época, y aquí no puedo no mencionar a una verdadera precursora de hacer “lo que se le cante”: George  Sand . Alguna vez ella misma confesó en su retiro campesino de  Nohant  no recordar el número de amantes, pero la historia recuerda a dos de los más famosos: 

Últimas entradas

MUJERES Y ESCRITURA VIII

MUJERES Y ESCRITURA VII